jueves, octubre 01, 2009

The Story of Berlin


El martes fuimos al museo "The Story of Berlin" (La historia de Berlin). Fue una experiencia interesante. Yo diría que el objetivo de todo el circuito era, además de conocer hechos y formas, que uno pudiera sentir como se vivía en cada momento clave de la historia de esta ciudad.La primera parte fue recorrer un refugio anti-bomba atómica. Nos mostraron un sótano donde vivieron durante dos semanas 2.000 personas. Esta fue una de las partes que más me impresionó. El cieloraso era bajo y las lucez, azules. Las "camas", una suerte de estantes de alambrado
suspendidos unos encima de otros, ocupaban gran parte del lugar. Se preguntarán porqué los baños privados tenían cortinas en vez de puertas. La verdad que no, pensé yo. Debe ser para ahorrar en costos, digamos, por el mismo motivo que no había almohadas.

Era para que las personas no fueran a encerrarse para suicidarse en soledad, dijo la guía.
El cuarto de enfermos tenía en el fondo una fila de bolsas negras del tamaño de personas, y yo me pregunté si así apilaban a los muertos del lugar.










Al finalizar el recorrido del refugio, la guía preguntó si alguien quería probar las camas, y muchos lo hicieron, pero a mi me dio impresión.











Luego, arriba, había varias instancias en el recorrido. Una de las que más me impactó fue la de la pluralidad religiosa en Berlín. Era un cuarto todo iluminado (por eso algunas fotos parecen quemadas en el fondo... sólo piensen que las personas están iluminadas por Dios =]) con un mueble circular en el centro.
En una de las puntas había una triple cajonera, una para cada una de las religiones monoteístas. Cada cajón mostraba los elementos fundamentales de cada religión: la Biblia, la Tora, el Corán, etc.

Cada cajón del mismo nivel tenía cosas diferentes, pero el último cajón de los tres era igual: un espejo. A mi me pareció una linda idea, y le saqué una foto.










Más tarde, una chica, al abrirlo dijo "This is soft knowledge! (no sé cómo traducir esto... algo así como filosofía básica) Get to know yourself!" (Conocete a ti mismo). Al fin de cuentas, ese es el punto de todas las religiones, ¿no?








Luego recorrí toda la parte del antisemitismo.




Finalmente, la del Muro.

Cuando uno llega a la etapa en que se puede atravesar la pared, y literalmente hay que hacerlo para salir del museo, un guardia le pide al pasante los papeles en alemán. Luego sigue gritando algunas cositas, que no pude deducir, pero me gustaba pensar que se enojaba porque no le daba nada y pasaba de todos modos.
Y ahí no más, a la salida de todo ese camino histórico, por supuesto, el giftshop.

2 comentarios:

patriciaml dijo...

qué interesante lo que contás Maria! gracias por compartir tu viaje!Mami y yo te mandamos un gran abrazo y felicitaciones!!!
Patry tu 2 tia

Anónimo dijo...

Increíble este lugar que visitaste Mery! Me encantó lo del espejo en el cajón. Estoy de acuerdo con la chica... conocerse a uno mismo... toda una filosofía de vida!
Besoteeee